En los últimos años Bilbao se ha convertido en uno de los destinos turísticos más importantes de España. Eso como efecto del Museo Guggenheim, inaugurado el 18 octubre del 1997, que dio un fuerte impulso al proceso de regeneración urbana tras la crisis industrial en el sector metalúrgico de los años ’80.

Hoy, paseando por sus calles y por el entorno del museo, el visitante se da cuenta de que Bilbao es una ciudad de contrastes, donde edificios históricos y contemporáneos se mezclan creando un escenario único que no deja de sorprender.

 

Qué ver y hacer en Bilbao en dos días

Os propongo el itinerario turístico que hice yo, un par de días que incluyen los sitios de interés más relevantes del centro ciudad, de la Bilbao de hoy con también una excursión a Portugalete, uno de los pueblos marineros de la costa vizcaína.

Al final del reportaje, encontráis las informaciones para llegar y cómo moverse por la ciudad aprovechando de la Bilbao Bizkaia Card.

 

Primer día de visita: Portugalete, Abandoibarra, Indautxu y el Guggenheim

La mañana comienza en Portugalete, antiguo centro industrial en las afueras de Bilbao hoy completamente renovado y acogedor. El casco histórico ha sido declarado Conjunto Monumental y está dominado por la Basílica de Santa María. Desde su terraza panorámica hay vistas preciosas de la Ría y del Puente Bizkaia, la atracción más famosa de la zona.

El Puente Colgante en Portugalete - Bilbao, España

Para llegar allí se debe pasar el Museo Torre de Salazar y cruzar kalea Santa María, una calle con encanto que acaba en la Plaza del Solar, donde se encuentra el palacio del Ayuntamiento. Bordeando la ría se ve el puente en todo su esplendor. Tiene 61 m de altura y 160 m de longitud, es una estructura de hierro inspirada en la Torre Eiffel ya que fue diseñada por Alberto Palacio, alumno de Gustave Eiffel. Llamada popularmente Puente Colgante – aunque no lo sea de verdad – fue el primer puente transbordador de estructura metálica construido en el mundo.

Kalea Santa María en Portugalete (Bilbao) Plaza del Solar - Portugalete, Bilbao El puente colgante en Portugalete - Bilbao, Vizkaya

Fue inaugurado en 1893 y hoy sigue siendo utilizado por peatones, motos y coches que necesitan cruzar la ría. Desde 2006 es parte del Patrimonio Mundial de Unesco por ser símbolo de la revolución industrial.

En ambos lados, los ascensores permiten llegar a la pasarela situada a unos 50 m de altura. Es una subida que realmente os recomiendo – quizás menos a los que sufren de vértigo – porque hay vistas increíbles de Portugalete y de Las Arenas (el pueblo al otro lado del puente) y de la ría que desemboca en el Mar Cantábrico. Además, durante la visita echáis un vistazo a los paneles informativos que cuentan la historia del puente, algunas curiosidades y sobre todo su relevancia por la economía de la región.

Pasarela sobre el Puente Colgante en Portugalete - Bilbao, Vizkaya

Para saber más sobre los horarios y los precios de acceso al Puete Bizkaia podéis consultar su página web.

Cojo el metro de Portugalete y bajo a Deustu, punto de comienzo del itinerario por la Bilbao nueva”.

Acercándome al puente Euskalduna observo el nuevo estadio de San Mamés, rediseñado por César Azkárate e inaugurado en 2013. Es la “casa” del Athletic Club… símbolo de la identidad vasca y por eso un aunténtico orgullo. Cruzo el puente y me encuentro enfrente del Museo Marítimo Ría de Bilbao donde también empieza el Paseo de la Memoria que corre a lo largo de la ría y de los jardines. Destaca aquí la Torre Iberdrola, el rascacielos construido en 2011 y visible casi desde qualquier sitio de la ciudad gracias a sus 165 m de altura.

El nuevo estadio San Mamés del Athletic Bilbao Vistazo de la ría de Bilbao y de la Torre Iberdrola

Por fin llego al Museo Guggenheim, definido como el mejor edificio de la segunda mitad del siglo XX y sin duda el lugar más conocido de Bilbao. Es una obra impresionante, una estructura de acero que incluye 2.500 vitrales y 33.000 palaces de titanio. El arquitecto estadounidense Frank O. Gehry diseño un edificio de forma casi orgánica que bien se encaja en el entorno urbano. Abierto desde el 1997, se convirtió en poco tiempo en uno de los sitios más visitados de España (cerca de un millón de personas al año).

El atrio es una joya arquitectónica formada por un inmenso espacio díafano con superficies curvas y un lucernario central. Del “corazón” del edificio se accede a las 20 galerías con exposiciones permanentes y temporales relacionadas sobre todo al arte contemporáneo.

El famoso Museo Guggenheim en Bilbao - España El atrio del Museo Guggenheim de Bilbao

Entre todas, las obras que más me gustaron fueron:

  • Tulips” de Jeff Koons, siete tulipanes de acero de diferentes colores;
  • Instalación para Bilbao” de Jenny Holzer, nueve columnas de 12 m de altura con diodos luminosos que transmiten mensajes en castellano, euskera e inglés;
  • La materia del tiempo” de Richard Serra, ocho esculturas en acero patinable de dimensiones variables que provocan al visitante una experiencia espacio-temporal imprevista.

La obra "Tulips" en el Guggenheim de Bilbao - Vizkaya, España "La Materia del Tiempo" en el Guggenheim de Bilbao

Dicho eso, hay obras de arte también alrededor del Guggenheim. Me refiero por ejemplo a “Fuente de fuego”, colocada en la fachada posterior y visible al anochecer, “Niebla”, una escultura atmósferica cuya forma depende del entorno en la que se crea, “Mamá”, una araña hecha de bronce y acero y que destaca por su altura y por sus patas que semejan a arcos góticos, “Puppy”, el perro de 13 m de altura situado justo al lado de la entrata y completamente cubierto de flores.

El perro "Puppy" enfrente de la entrada al Museo Guggenheim de Bilbao

A unos pasos del Guggenheim se encuentra el Parque de Doña Casilda Iturrizar, realizado inspirándose en los jardines inglés y francés y abierto a principios del siglo XX. Un rincón precioso para descansar disfrutando del estanque central y de la naturaleza alrededor.

Paseo por el Parque Doña Casilda Iturrizar de Bilbao

El paseo sigue hacia la Plaza del Sagrado Corazón, dominada por el monumento al Sagrado Corazón de Jesus de 40 m de altura. De aquí empieza (o acaba) la Gran Vía, una de las principales calles de la ciudad y su centro comercial-financiero, que llega a la Plaza Moyúa. En este lugar de referencia del Ensanche de Bilbao destacan algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad:

  • el Palacio de Chávarri, construido en 1894 según el estilo Art Nouveau y sede del gobierno desde el 1943;
  • la Casa Montero, obra de arte modernista del 1904 y conocida popularmente como Casa Gaudí por sus formas que recuerdan el estilo del arquitecto catalán;
  • el Hotel Carlton, inaugurado en 1926 y todavía uno de los hoteles más de lujo de Bilbao.

Monumento en la Plaza del Sagrado Corazón de Bilbao Vistazo de Plaza Moyúa en el Ensanche de Bilbao

Antes de dejar la plaza os consejo dar un paseo por los jardines con fuente colocados al centro de la rotonda. El primer día de visita acaba pasando por los “fosteritos”, es decir los accesos al metro diseñados por Norman Foster en 1995.

 

Segundo día de visita: visitas guiadas y subida con el funicular de Artxanda

Dedico el segundo día para descubrir el casco viejo y el Ensanche de Bilbao a través de las visitas guiadas a pie organizadas por la oficina de turismo. Ambas empiezan en Plaza Circular, tardan unos 90 minutos y están disponibles en castellano e inglés.

El barrio antiguo es pequeñito y se visita tranquilamente en un día. Cuenta con más de 700 años de historia y está formado por siete calles principales llenas de encanto y también de bares donde ir de pintxos. Además, cerca a la parada de la metro Casco viejo hay un ascensor público que sube a la colina donde se encuentra la Basílica de Begoña. Es un santuario gótico con portada renacentista dedicado a la patrona de Vizcaya y etapa del camino del Norte hacia Santiago de Compostela. Es posible llegar aquí también por la escalinata desde Plaza Miguel de Unamuno, un recorrido bastante largo pero con muy buenas vistas de la ciudad medieval.

Escalinada hacia la Basílica de Begoña - Casco viejo de Bilbao, Vizkaya

La visita empieza en los jardines del Arenal, lugar de eventos y conciertos cuyo nombre se debe al hecho de que en pasado aquí había grandes cantidades de arena para dejar los barcos. Al otro lado, en la fachada de la Iglesia de San Nicolás se puede observar la placa que marca el nivel del agua alcanzado entre el 26 y el 27 de agosto de 1983. Luego, en la Plaza de San Nicolás destaca el palacio que albergaba el primer banco local mientras hoy es un centro de actividades culturales del banco BBVA.

Visita a pie por la parte vieja de Bilbao - Vizkaya, País Vasco

Próxima etapa es la Plaza Nueva, muy parecida a la Plaza Mayor de Madrid con tiendas, bares y restaurantes bajo los pórticos y sede de la Real Academia de la Lengua Vasca. Paseando por la calle de la Ronda, al número 16 está la habitación donde nació Miguel de Unamuno el 29 de septiembre de 1864.

Qué ver en el centro histórico de Bilbao: la "Plaza Nueva" Casa nadal del filósofo Miguel de Unamuno a Bilbao

La Iglesia de los Santos Juanes (siglo XVII) está ubicada donde antiguamente había el colegio de San Andrés, el primer fundador jesuita de la ciudad. Hoy, el Museo Vasco nos cuenta más sobre la historia y los costumbres de Vizkaya. La Catedral de Santiago destaca por su pórtico colocado en el lado sur. Fue realizado para el mercado cubierto y también sirve como contrafuerte para sostener la iglesia. Si os dais cuenta, se ve que algunas columnas están un poco inclinadas…

Iglesia de los Santos Juanes y el Museo Vasco - Bilbao, Vizkaya La Catedral de Santiago en el casco antiguo de Bilbao

En la calle Belostikale 1 se encuentra el Palacio de Arana, construido en 1590 y por eso es el edificio más antiguo de Bilbao. Otra joya arquitectónica de la ciudad es el Mercado de la Ribera, ¡la fachada Art Deco y las vidrieras os encantaran!

La visita acaba enfrente del espectacular Teatro Arriaga, realizado en 1890 e inspirado al Ópera de París.

Fachada del Palacio de Arana en Bilbao El Teatro Arriaga de Bilbao - Vizkaya, España

Ahora un par de consejos:

  • no os perdáis las bóvedas pintadas de los pórticos de la calle de la Ribera, justo al lado del mercado, obra de artistas locales a principio de los años ’90;
  • una de las vistas más bonitas de la zona incluye el mercado cubierto, cuya forma parece la del barco que llega al puerto, y la cercana Iglesia de San Antón, edificada al final del siglo XV y uno de los símbolos de la historia de Bilbao.

Bóvedas pintadas en calle de la Ribera a Bilbao El Mercado de la Ribera y la Iglesia de San Antón a Bilbao

La segunda visita guiada me lleva al Ensanche, el barrio financiero y comercial de la ciudad que nació al final del siglo XIX como consequencia del crecimiento de la población. Por esta razón se construyen edificios de estilo eclético que tienen influencias modernistas, barrocas, neogóticas y racionalistas.

Un ejemplo es la Estación La Concordia, situada al otro lado del Teatro Arriaga, y su fachada donde se combinan cerámicas, hierro perforado y cristal. Luego hay que mencionar también el Palacio del Ayuntamiento, un edificio maravilloso enfrente de la ría y realizado en 1892.

El Ayuntamiento en el Ensanche de Bilbao

El recorrido sigue paseando por la Gran Vía, la calle más importante del barrio, donde destaca el Palacio de la Diputación de finales del siglo XIX. Un poco antes ya se ve – aunque quede a unos minutos a pie – la Iglesia del Sagrado Corazón (del 1890), fácilmente reconocible por la fachada roja y blanca.

Una de mis sitios favoritos es la Alhóndiga, un lugar histórico totalmente renovado en los últimos años. De hecho, el edificio modernista del 1909 quedó abandonado hasta el 2010, cuando Philippe Starck diseño un nuevo atrio que convirtió el palacio en un espacio único. Hay 43 columnas de diferentes decoraciones que soportan tres edificios en ladrillo rojo donde hay tiendas, restaurantes, bares, exposiciones temporales y una piscina de fondo transparente ubicada en la cubierta.

La Alhóndiga en Bilbao diseñada por Philippe Starck La piscina de la Alhóndiga de Bilbao

Los lugares mencionados sono solo una parte de los que hemos visto durante las dos visitas guiadas. Para descubrir más sobre el patrimonio histórico y arquitectónico de Bilbao os recomiendo echar un vistazo a la página web de Bilbao Turismo.

Mi visita de Bilbao acaba en lo que es probablemente el mejor punto panorámico de la ciudad, o sea el Monte Artxanda. Para llegar al funicular debo pasar la zona del museo Guggenheim y cruzar la Pasarela Zubizuri – conocida popularmente como el “puente Calatrava” – desde donde puedo mirar el Isozaki Atea, un espacio urbano con dos torres gemelas de 83 m de alturas y una escalinata que parece la de Plaza de España en Roma.

El espacio Isozaki Atea de Bilbao

El funicular de Artxanda se abrió en 1915 y todavía hoy es un servicio activo todos los días para subir encima y disfrutar de vistas estupendas de Bilbao y alrededores, incluido el nuevo aeropuerto diseñado por Calatrava en 2000. Además, aquí hay varios restaurantes donde degustar la excelente cocina local así que estoy seguro que este rincón os encantará.

Panorama de Bilbao desde el mirador de la Artxanda

 

Algunos consejos para visitar Bilbao

En dos días tuve el tiempo para descubrir los lugares de interés más emblemáticos de la Bilbao vieja así como de la zona contemporánea.

Por lo que se refiere a los alojamientos, podéis elegir entre hoteles, pensiones y hostales localizados en el centro y en los barrios cercanos. En mi caso, he estado al Hotel Puerta de Bilbao, ubicado en Baracaldo, municipio en las afueras de Bilbao y muy bien conectado con el centro por el metro (parada Ansio). Fue una estancia genial, alojado en una habitación doble (con baño privado) muy espaciosa con también incluydo el desayuno buffet con amplia selección de productos de calidad y para todos los gustos. Hay que mencionar el Restaurante «La Ribera« con cocina tradicional vasca e influencias actuales… ¡simplemente riquísima!

Habitación doble al Hotel "Puerta de Bilbao" en Baracaldo El desayuno buffet al "Hotel Puerta de Bilbao" en Baracaldo Comida al Restaurante "La Ribera" en el "Hotel Puerta de Bilbao" en Baracaldo

Aunque el centro de Bilbao sea bastante pequeño, utilizar el metro, el tranvía o el bús es una opción que siempre hay que tener en cuenta. Por eso existe la Bilbao Bizkaia Card, una tarjeta turística de 24-48-72 horas que incluye descuentos y ofertas para museos, atracciones, tiendas así como viajes sin limites en transporte público por Bilbao y Vizkaya.

Si viajáis en avión (como en mi caso), para llegar del aeropuerto al centro de Bilbao la manera más cómoda es coger el Bizakibus línea A3247 que en una media hora lleva a la estación Termibús desde donde salen los buses urbano y extraurbanos. El billete cuesta 3€ y se adquiere en la taquilla localizada al lado de la parada en la planta de llegadas.

Para más informaciones sobre como llegar a Bilbao por aire, tierra y por mar os dejo este enlace a la página web de Bilbao Turismo.

Otras actividades en Bilbao y cercanías que merecen la pena son:

 

(Visited 324 times, 1 visits today)